WhatsApp Facebook Twitter LinkedIn Mail

Efecto látigo

Índice:

  1. Definición
  2. Principales causas
  3. ¿Cómo reducirlo o evitarlo?
    1. Planificación y previsión del inventario
    2. Mejor comunicación
    3. Fluidez de pedidos y precios estables

¿Qué es el efecto látigo?

El efecto látigo o Bullwhip effect en inglés consiste en una excesiva fluctuación de los inventarios y los pedidos, incluso cuando la demanda es estable, afectando a la cadena de suministro. Este efecto se produce cuando un desajuste que se produce en un punto determinado de la cadena va en aumento al avanzar en la cadena de suministro. Esto puede provocar grandes problemas de inventario o de sobrecoste por roturas de stock, alquiler de maquinaria, horas extra, contratación o despido de empleados, etc. Este efecto está estrechamente relacionado con la metodología Lean, la cual se centra en minimizar el desperdicio, la producción just in time (justo a tiempo), kaizen (la mejora continua) y la producción celular.

¿Sabías que? El efecto látigo fue desarrollado en los 1960’s por Jay Forrester. Por eso, este término también es conocido como el “Efecto Forrester”.

ejemplo efecto latigo

¿Cuáles son las principales causas del efecto látigo?

El efecto látigo se puede originar en diferentes momentos durante la cadena de suministro . Los principales factores que causan el “Bullwhip effect” son:

  • Previsión errónea: ya sea en la predicción de la demanda, en los tiempos de retraso o bien de posibles periodos sin demandas de bienes.
  • Realización de pedidos indebidos: esto puede ser debido a que: cunda el pánico ante situaciones de rotura de stock; se sientan incitados ante la posibilidad de obtener descuentos al por mayor (generando problemas de tiempo); se realicen pedidos inflados o intentando hacerlos estratégicos al querer aprovechar determinadas condiciones de mercado o al hacerlo ante la incertidumbre de abastecimiento, generando pedidos innecesarios.
  • Uso equivocado de las políticas de stock de seguridad.
  • Falta de confianza en la precisión de los pedidos que llegan del resto de participantes de la cadena de suministro.

¿Cómo minimizar el efecto látigo?

Cada empresa tiene su propia cadena de suministro, ubicación de inventario y complejidades, por ello, no se puede implementar la misma solución en todas. Sin embargo, hay una serie de pautas que se puede seguir para reducir este efecto:

Mejora la planificación y la previsión del inventario

Incluso aunque una empresa quiera trabajar más bajo demanda, ésta aún necesita hacer un previsión con bastante antelación para cubrir las demandas de nuevos artículos, consumidores o promociones internas. Sin embargo, la gestión de inventario no sólo se centra en las novedades, sino que también en el historial de tendencias de demandas por temporada y la descontinuación de productos más antiguos.

A pesar de todo el estudio que se realiza al respecto, se sabe que la previsión no será precisa al cien por cien. Cuando se planifica el pedido del material bruto, siempre se tiene que tener en cuenta el plan de producción. Las configuraciones del inventario de seguridad y el rango mínimo y máximo de stock de cada punto de inventario deben revisarse y ajustarse periódicamente. Los inventarios que se encuentran en toda la red deben equilibrarse en función de las demandas regionales. El plan de producción ha de realizarse con tiempo para que se respeten los tiempos de compra de materiales primos. Consolidar unos pocos proveedores de un material bruto parecido y no muchos, ayuda a mejorar la flexibilidad y la confianza en los suministros. Esto resultará en un inventario con una menor cantidad de material primo.

Los mánagers deben comunicarse y compartir información

Otra estrategia para disminuir el efecto látigo es mejorando la comunicación. Ésta se tiene que trabajar en dos ámbitos diferentes: uno, dentro de los departamentos de una misma empresa; y, el segundo, con los consumidores y los proveedores. Dentro de los distintos departamentos de la empresa puede haber diferentes objetivos establecidos. Si se le da una mayor relevancia a los objetos comunes de la compañía, se mejorará la colaboración interdepartamental. Las reuniones regulares y estructuradas ayudan a mejorar el intercambio de información y el proceso de toma de decisiones.

Por otro lado, la comunicación con los consumidores y los proveedores también hay que cuidar. Cuando las empresas se relacionan con sus clientes, obtienen una mejor idea de lo que éstos quieren y así las organizaciones pueden crear un pronóstico más real. Esta información será vital ya que servirá para realizar un pedido más preciso, evitando de esta forma el exceso de inventario. A menudo, el software de cadena de suministro facilita la colaboración a través de portales de proveedores, transacciones EDI, notificaciones de eventos y portales de proyectos.

Disminuye el tamaño del pedido y ofrece un precio estable

Algunos productos tienen una cantidad mínima de pedido muy alta, lo cual causa que haya espacios de tiempo muy amplios entre pedidos. Reduciendo la cantidad mínima del pedido a un nivel óptimo ayudará a que se creen patrones de pedidos más fluidos.

Otra manera de crear patrones de pedidos más fluidos es ofreciendo un precio estable durante todo el año en vez de poner ofertas y descuentos con cierta frecuencia. Además, al mejorar la atención al cliente y eliminando los motivos de cancelación de los pedidos de los clientes también ayudará a este objetivo.

¿Quiere usar este artículo como fuente? Haga clic para copiar.

European Knowledge Center for Information Technology (Ed.). (2018, 1 agosto). Efecto látigo. TIC Portal. https://www.ticportal.es/glosario-tic/efecto-latigo
guest
El nombre que aparecerá en tu reacción.
Para suscribirte a las notificaciones.
0 Reacciones
Inline Feedbacks
Ver todas las reacciones