WhatsApp Facebook Twitter LinkedIn Mail

On-premise (en local)

Índice:

  1. Solución dentro de la propia empresa
  2. On-premise vs otros tipos de instalación
    1. On-premise vs nube pública
    2. On-premise vs nube privada
    3. On-premise vs nube híbrida
  3. Costes de una instalación on-premise

La empresa instala la solución dentro de sus servidores e infraestructuras

El término on-premise o en local se refiere al tipo de instalación de una solución de software. Esta instalación se lleva a cabo dentro del servidor y la infraestructura (TIC) de la empresa. Es el modelo tradicional de aplicaciones empresariales.

Con el modelo on-premise, la empresa es la responsable de la seguridad, disponibilidad y gestión del software. Por lo que la empresa debe tener un departamento de sistemas que dedique parte de sus recursos a la gestión de la infraestructura in situ. Sin embargo, el proveedor también suele proporcionar servicios de integración y soporte post-venta. Las soluciones TIC que pueden encontrarse en este tipo de implementación son aquellas que ya llevan un tiempo en el mercado como gestión documental, sistemas ERP o gestión de relaciones con el cliente (CRM), las más nuevas suelen ofrecerse solamente en la nube, que es otro tipo de instalación.

En el siguiente vídeo, 4 expertos comentan su preferencia sobre trabajar con sus aplicaciones de software en la nube o en local y por qué:


La instalación on-premise ofrece ventajas como una mayor control, pero la inversión inicial es más arriesgada y muchas soluciones on-premise no soportan dispositivos móviles ni wearables. En la siguiente tabla se comparan los pros y contras de este tipo de instalación:

pro contra implementacion on premise

On-premise frente a otros tipos de instalación

Aunque on-premise es el modelo tradicional de instalación de software, hay otro. El otro tipo de instalación es la nube o (cloud en inglés), en el cual el hardware no se encuentra en el espacio de la empresa. Además, existen diferentes tipos por lo que a continuación se hará una competencia entre on-premise y el resto:

On-premise vs nube pública

La nube pública es la nube más conocida. En esta instalación, el servidor del proveedor es donde se aloja la solución completa. Además, la empresa comparte este servidor con otras empresas que tienen contratados los mismos servicios con el proveedor, de esta forma, el precio por el que se oferta es considerablemente bajo.

La desventaja de esto es que la solución no es tan personalizable, ya que tiene que tiene que ser compartida entre las diferentes empresas que se alojan en ese servidor del proveedor. Además, toda la información del software es accesible a través de internet. En la instalación on-premise los servidores donde se encuentra la solución pertenecen a la empresa. Esto implica que el coste inicial de instalación será más alto porque, si no se tiene, también hay que adquirir el hardware necesario y el espacio donde guardarlo. Un software on-premise también se puede acceder desde internet.

On-premise vs nube privada

Una nube privada es aquella en la que la solución se halla completamente en un servidor exclusivo para la empresa hospedado por el proveedor. De esta forma, la nube ofrece la posibilidad de personalizar la solución tanto como una instalación on-premise. En una nube privada, al igual que en on-premise, la solución la gestiona la empresa.

Debido a que el equipo de la empresa se encarga de la solución, la empresa se asegura una mayor protección de datos. Eso sí, para que sea eficiente, la empresa debe cerciorarse de que los empleados del departamento de sistemas tienen el conocimiento y la experiencia suficiente para poder realizar las tareas. En tal caso, lo que diferencia la instalación on-premise de la nube privada es, básicamente, que el hospedaje de la solución está en el servidor del proveedor y no en el de la empresa.

On-premise vs nube híbrida

En una nube híbrida, la solución se encuentra en el servidor del proveedor, sin embargo, los datos (más privados) están en el de la empresa. El servidor de la empresa de una nube híbrida se puede encontrar tanto on-premise como en la nube. Al haber esta convergencia de servidores, datos se almacenarán en los servidores privados de la empresa, por ejemplo, los financieros; mientras que utiliza un proveedor externo para trabajar con aplicaciones poco cruciales. En el caso de que una empresa se decida por una nube híbrida, tiene que comprobar que sea posible la conexión entre los dos servidores. Una mala conexión de los dos podría causar problemas y ser contraproducente.

En resumen, la principal diferencia entre los distintos tipos de instalación es la infraestructura. Es decir, dónde se instala tanto el hardware como el software de la empresa, si todo en la empresa misma (on-premise), todo en el proveedor (nube pública o privada) o si está dividido entre las infraestructuras de la empresa y del proveedor (nube híbrida).

Es cierto que, algunas empresas consideran que sus datos están más protegidos al tenerlos almacenados in situ. Sin embargo, esta protección solo es digital y no están considerando los riesgos físicos que puede sufrir una instalación on-premise, haciendo vulnerable a la empresa. Por ejemplo, si hay un cortocircuito, un servidor podría dejar de funcionar. En tal caso, todos los aparatos que dependieran de ese servidor ya no podrán utilizarse hasta que este se arregle o reemplace.

En el caso de la nube, es el proveedor el que se encarga de la protección de su hardware y tiene un equipo especializado dedicado a esta tarea. El proveedor tiene generalmente un mayor conocimiento y experiencia en la protección de los sistemas y sus hardware. Además, no pueden permitirse ni un fallo ya que repercute de forma directa en su negocio, por lo que mejoran su seguridad continuamente.

Atención: en la Guía ERP 2022 se encuentra una tabla comparativa entre la instalación en la nube y la on-premise. Con ella, los jefes de proyecto pueden analizar cuál es la que le vendría mejor a su empresa.

Costes de una instalación on-premise

A la hora de sopesar la inversión en una implementación de software hay que tener en cuenta qué tipo de inversión se requiere. Hay inversiones de muchos tipos, pero para las inversiones de software se deben considerar los gastos en las inversiones de tipo CAPEX (CAPital EXpenditures o inversiones de bienes de capital) y las de OPEX (OPerating EXpense o coste de funcionamiento). En la categoría de CAPEX entran todos aquellos activos que compra la empresa, mientras que en la de OPEX entran todos aquellos gastos continuos para el funcionamiento de la empresa. En la nube, solo hay costes de inversión OPEX.

inversion capex opex implementacion on premise

Además, la instalación on-premise casi siempre es comprando la solución. La inversión inicial será mayor que si fuera en la nube, ya que debe adquirir su propio servidor o servidores, espacio para almacenarlos y todos los demás gastos relacionados con la inversión CAPEX.

En la instalación en la nube ha surgido una nueva corriente en la que, en vez de comprar una solución, se alquila. A esto se le conoce como software como servicio (Software as a Service, SaaS). La ventaja que presenta SaaS, es que se paga una cantidad mensual determinada al proveedor, pagando por los servicios que le presta. Este alquiler no se da en on-premise, ya que la empresa no usa las infraestructuras de la empresa. No obstante, el reiterado alquiler de una solución puede salir al final más caro. Este caso se daría en el momento en el que el pago acumulado de SaaS fuera mayor que la inversión de la compra de una solución on-premise. Para empresas de gran tamaño con un departamento de sistemas propio con experiencia, la compra de una solución podría salir más barata a la larga.

Nota: la Guía ERP 2022 contiene una serie de consejos para ahorrar dinero durante la compra e implementación de un sistema ERP.

¿Quiere usar este artículo como fuente? Haga clic para copiar.

European Knowledge Center for Information Technology (Ed.). (2019, 8 enero). On-premise (en local). TIC Portal. https://www.ticportal.es/glosario-tic/on-premise