WhatsApp Facebook Twitter LinkedIn Mail

Hardware

¿En qué consiste el hardware de un equipo informático?

Se conoce como hardware al componente material que conforma un equipo informático. Es decir, el hardware es todo aquello que se puede tocar, como por ejemplo: la pantalla, el ratón, el teclado, etc. Esto actúa en contraposición al software, que se refiere al componente lógico de un equipo informático (todos los componentes que no se pueden tocar pero que hacen posible la realización de tareas específicas): sistema operativo, procesadores de texto, etc. Gracias a la combinación de software y hardware, un equipo informático funciona correctamente.

A veces, cuando se implementa un nuevo sistema en una empresa, hace falta adquirir nuevo hardware para que interactúe con él. En el siguiente vídeo, Paco, CTO de Geotexan nos cuenta qué nuevo hardware han comprado y por qué:

¿Qué tipos de hardware hay?

En lo que a tipos de hardware se refiere, podemos encontrar tres tipos generales:

  1. Periféricos de entrada (input devices): permiten agregar información al equipo informático, como por ejemplo el teclado, el ratón, la cámara web, el escáner, el micrófono, el escáner de código de barras, etc.
  2. Periféricos de salida (output devices): mediante los cuales el usuario puede ver el resultado de todo lo que se realiza en el sistema informático. Dentro de este tipo de hardware podemos encontrar la pantalla, la impresora, los altavoces, los auriculares, el fax, la tarjeta gráfica, etc.
  3. Periféricos de entrada/salida (input/output devices): la información es transferida de afuera hacia adentro, y viceversa; prácticamente son el único modo de ingresar datos y, a la vez, extraerlos del sistema informático. Aquí podemos encontrar las disqueteras, los puertos USB y la pantalla táctil, entre otros.

En la categoría de periféricos de entrada/salida en realidad también entrará el servidor. Sin embargo, es un hardware que no se deja catalogar tan fácilmente. El servidor combina dos tareas: almacenamiento de programa(s) de software y datos, y ejecución de tareas específicas. La puesta en marcha de los servicios del servidor dentro de una red informática está basada en el modelo cliente-servidor. Gracias a este modelo el usuario final puede hacer un uso autónomo (sin ayuda de un profesional) del equipo completo formado por los elementos pertinentes que se encuentren dentro de los tres tipos de hardwares que acabamos de citar.

Hardwares importantes en el mundo empresarial

En el mundo laboral se pueden encontrar distintas categorías de hardware. En una empresa suelen encontrarse: ordenadores de sobremesa o en instalaciones, dispositivos portátiles, impresoras y escáneres, servidores externos, etc. Cada uno de ellos tiene su particularidades y aspectos importantes a tener en cuenta.

Ordenadores de sobremesa o en instalaciones

Estos son los hardwares más evidentes dentro de las empresas. En casi todas las oficinas podemos encontrar empleados trabajando en ordenadores de sobremesa. Y en las fábricas, por ejemplo, contarán con equipos informáticos incorporados en las instalaciones de producción. Este tipo de hardwares típicamente, a su vez, están compuestos por varias partes. Se puede decir que son, en realidad, hardwares dentro de otros hardwares. Los componentes se distinguen de varias formas.

En primer lugar, se puede distinguir entre componentes que son exclusivamente necesarios para el funcionamiento mínimo de un equipo y, por otro lado, hardware complementario. Dentro de lo estrictamente necesario se incluyen, por ejemplo, las memorias RAM (‘memoria de trabajo’), la placa base y la tarjeta gráfica. Mientras que como hardware complementario encontramos elementos como la webcam o la unidad lectora de disco óptico.

Consejo: Los componentes necesarios de este tipo de hardware son componentes básicos, pero eso no significa que todos tengan las mismas características. Una empresa que se dedica a la ingeniería automovilística, por ejemplo, exigirá que sus equipos cuenten con tarjetas gráficas bien potentes. Asimismo, puede requerirse el diseño asistido por ordenador (CAD).

En segundo lugar, también se pueden clasificar los componentes según su función exacta. El hardware de almacenamiento concentra datos e información, como el disco duro o las memorias externas. El hardware de procesamiento recoge aquellos elementos que ejecutan las instrucciones y el procesamiento de datos; por ejemplo, los microprocesadores y la Unidad Central de Procesamiento (CPU).

Servidores propios o ajenos

El servidor utilizado por un equipo informático es de vital importancia. En este hardware se almacena y procesa toda la información con la que se trabaja. Un servidor debe estar encendido 24 horas al día 365 días al año y debe soportar, en ocasiones, un recalentamiento excesivo, por eso es de vital importancia el mantenimiento de una temperatura estable para que su rendimiento no se vea afectado.

Una empresa puede optar por la adquisición de un servidor propio, o por el uso de uno ajeno a la empresa. En el caso de este último, tanto el software como los datos empresariales están localizados en dicho servidor externo, y la empresa suele tener acceso a través de la nube. Este modelo es cada vez más usado por las empresas. Esta solución permite una fácil accesibilidad desde cualquier dispositivo. Además, en caso de que se presente algún inconveniente, el proveedor del servidor se ocupará del mantenimiento de la herramienta.

¿Sabías qué? La mayoría de los proveedores de almacenamiento online disponen de soluciones con capacidad limitada y planes de pago escalables según necesidades.

Ya sea un servidor en local, o albergado en otro lugar ajeno a la empresa, no hay que olvidar tomar las medidas de seguridad pertinentes, ya que la pérdida de cierta información podría poner en peligro la actividad empresarial incumpliendo, de esta forma, las leyes de protección de datos, como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). De la misma forma, es importante saber quién gestiona el servidor, cuál es su política de seguridad, y dónde está ubicado el equipo (y por lo tanto dónde se encuentran los datos empresariales).

Dispositivos portátiles

El uso de dispositivos portátiles es cada vez más común y popular, también en la actividad profesional. Una de las primeras herramientas portátiles que empezaron a usarse en el ámbito empresarial fue el escáner de código de barras. Cualquier empresa que tenga almacén, o que compre y venda bienes, prioriza el hecho de garantizar el correcto funcionamiento de los procesos. Además, se vela por el máximo ahorro de tiempo posible. Un escáner de código de barras suele estar conectado al sistema ERP de una empresa. Asimismo, al escanear un producto se sabe de inmediato cuál es la ubicación más propicia para almacenarlo. De la misma forma, se puede indicar que se ha efectuado la recogida del pedido. Gracias a esta herramienta se reduce el tiempo de búsqueda de un producto y se lleva un mejor control del inventario.

En cuanto al teléfono móvil, es innegable que está ganando protagonismo con respecto a otros dispositivos que funcionan como herramienta de trabajo en las empresas. Todo esto está directamente relacionado con el reciente aumento de freelancers, el incremento del trabajo desde casa y el creciente número de startups.

Por último, las tablets representan la última “amenaza” para los PC convencionales. Son el dispositivo ideal para reproducir contenidos multimedia y ejecutar aplicaciones sencillas. Están pensadas, sobre todo, para mostrar cualquier tipo de contenido a un público. Una situación en la que las tablets pueden servir de utilidad en la actividad empresarial es, por ejemplo, un representante mostrando su producto a los clientes o en ferias.

Impresoras y escáneres

Conforman uno de los elementos principales en las empresas. Y últimamente no tanto las impresoras como los escáneres, puesto que cada vez más empresas optan por una reducción paulatina del papel para digitalizar toda la información. Esto es posible llevarlo a cabo mediante escáneres o sistemas de reconocimiento óptico de caracteres (OCR, Optical Character Recognition). Claramente la tendencia es acercarse cada vez más a una oficina sin papel, lo que se conoce como Paperless Office.

A tener en cuenta antes de adquirir un hardware

La adquisición de un hardware no es una decisión fácil de tomar, puesto que son muchos los factores que hay que tener en cuenta. No sólo es imprescindible tomar decisiones sobre el tipo de hardware, la marca y sus características, sino también sobre la forma de obtener el hardware y el nivel de seguridad requerido.

¿Comprar el hardware o pagar por el uso?

Tradicionalmente, los hardwares se han comprado. Sin embargo, hoy en día también existen métodos mediante los cuáles una empresa puede hacer uso del hardware adecuado sin necesidad de comprarlo completamente. El más usado de estos métodos es el Hardware como Servicio, que se alquila a un proveedor. En el transcurso de los últimos años, también ha ganado popularidad el equipo personal (BYOD). Los empleados hacen uso de sus equipos personales para fines laborales. En este caso, la empresa asume parte de los gastos de compra y mantenimiento de dichos equipos. En tales situaciones puede variar la importancia de la obtención de un tipo de hardware u otro, ya que entran en juego las preferencias de cada usuario.

Para decidir el tipo de adquisición que beneficia más a una empresa, es importante tener en cuenta el tipo de trabajo que va a realizarse con el equipo y el plazo de tiempo en que se va a usar. Por ejemplo, un escáner para digitalizar quizás es un elemento solo se necesite una vez. Después de realizar el escaneado, toda la documentación entrará electrónicamente y ya no harán más uso de él. En este caso merece más la pena el alquiler que la compra.

La influencia de la elección del hardware en la seguridad de datos

Aunque muchas veces se le da más importancia a la elección del software, también el hardware puede presentar un riesgo para la seguridad. En primer lugar, es importante que haya un control de acceso, es decir, que solo los usuarios adecuados y autorizados puedan acceder a dicho hardware y a los sistemas instalados en ellos.

Segundo, los equipos y dispositivos portátiles tienen el riesgo de ser robados o perdidos. La pérdida o el robo de un portátil, un móvil o dispositivo de almacenamiento puede poner en riesgo un trabajo ya realizado, así como la información de su negocio, y de contactos (clientes o socios). Además de dañar a la empresa misma, esto puede resultar en una violación de la ley de protección de datos u otras leyes específicas para algunos sectores. Consecutivamente, se puede correr el riesgo de recibir una multa considerable.

En caso de que una empresa no sea la única propietaria del hardware utilizado, es importante saber en quién recae la responsabilidad del mantenimiento de la seguridad de los datos que se encuentren en el hardware. Si un trabajador usa su propio portátil para efectuar su trabajo (BYOD) y le entra un virus, ¿la pérdida de datos es su responsabilidad? Algo parecido ocurre con el nivel de acceso que tengan los autorizados en cualquier momento. Ese mismo trabajador necesita en su portátil acceso al software de la empresa en horarios laborales, pero quizás no debería entrar en otros momentos o ambientes. Además, no debería estar permitido descargar datos del sistema y guardarlos para uso personal. De la misma forma, el proveedor del servidor necesita todas las herramientas y autorizaciones para el mantenimiento del mismo, pero sin acceder a datos empresariales.

¿Quiere usar este artículo como fuente? Haga clic para copiar.

European Knowledge Center for Information Technology (Ed.). (2018, 10 septiembre). Hardware. TIC Portal. https://www.ticportal.es/glosario-tic/hardware